Los 3 facilitadores de la comunicación

¡Hola a todo el mundo!

El otro día me dejaron un libro llamado “Piensa menos, vive más“, que tenía ansias de empezar devorar. El autor Pere Portero, es un psicólogo catalán especializado en la comunicación y las relaciones interpersonales con más de 20 años de experiencia.

Pues bien, Portero explica un método al que llama ADD (Antes, durante y después de la situación)  basado en cinco habilidades (nariz, pensar, visualizar, comunicar y sentido del humor) que tiene como propósito enseñarnos a vivir mejor, a cumplir nuestro objetivo en la vida, el cuál comparto con el autor, ya que creo ferozmente que ese es el de ser feliz o al menos intentarlo con todas las “fuerzas”.

Pues bien, de estas 5 habilidades decidí empezar por la de comunicar, ya que soy licenciada en una carrera (Publicidad y RRPP) que pertenece a la facultad de comunicación, y quería ver hasta que punto tenía algo en común.

Está claro que Portero explica una teoría mucho más personal, que hace referencia a la persona de forma individual y que supuestamente desde mi profesión siempre se observa la comunicación desde el otro punto de vista, desde una empresa, organización u otro, que intenta enviar un mensaje de una forma mucho más masiva, pero aún así guardan muchos rasgos similares.  Es por eso que hoy me gustaría compartir la definición de la comunicación como habilidad para las relaciones interpersonales que realiza Pere Portero, porque creo que puede ser de ayuda para todos aquellos que nos dedicamos al mundo de la comunicación, pero sobre todo para todos aquellos que queremos vivir un poco mejor y ser más felices, ser un poco más Nas, como diría el autor.

¡Allá vamos!

La comunicación…no es sólo aquello que se dice y aquello que se habla, también son nuestra voz, nuestro tono, el lugar donde realizamos el acto comunicativo y el momento. Pere dice: “hablando no se entiende la gente”, se entiende comunicando. Y comunicarse quiere decir transmitir lo que queremos transmitir y que los demás entiendan lo que queremos que entiendan, diciendo lo que queremos decir.

Me gusta la reflexión de Pere porque otorga a la comunicación el título de habilidad y por tanto de una cosa que se puede ejercitar, practicar y mejorar, e igual que en una carrera universitaria como la mía nos enseñan a saber comunicar con imágenes, diseños, fotografías, textos, etc. creo que como personas individuales y grupales también podemos aprender a comunicarnos mejor.

Y sin más preámbulo, ahora me gustaría compartir los facilitadores y dificultadores que según Portero definen nuestros actos comunicativos y a los cuáles debemos atendernos para aprender a comunicarnos mejor. En esta entrada sólo encontraréis los facilitadores para no sobrepasar los límites habituales de escritura, pero en la entrada de mañana seguiremos con los dificultadores.

Los 3 facilitadores de la comunicación

1. Saber escuchar…

aunque es fácil de decir, no lo es tanto de hacer. Para ser comunicadores, debemos empezar por saber escuchar y no de cualquier forma. Portero hace referencia a saber escuchar y remarca claramente que se haga de forma activa, mirando a nuestro interlocutor a los ojos, concentrando nuestra atención y sin ir por delante de lo que el otro nos va a decir. Debemos tener la paciencia de esperar, de comprender lo que el otro nos quiere transmitir. Me gusta lo que dice Portero, porque además debo aplicármelo en más de una ocasión y es que las personas que no escuchan, además de perderse muchas cosas, aprenden menos que las que sí lo hacen.

Como comunicadores debemos ser capaces de emitir, pero sobre todo de observar y eso está muy ligado a saber escuchar y entender lo que los otros nos quieren transmitir.

2. Saber empatizar…

se define como la capacidad de ponerse en el lugar del otro. En muchas ocasiones creemos que si nos ponemos en el lugar del otro tenemos derecho a darles consejos o tendemos a querer solucionar el problema, cuando en ocasiones ni siquiera tiene porque haber solución o incluso problema, o aún peor no nos hayan pedido nuestro consejo, tan sólo que los escuchemos. Portero, que en muchas ocasiones reclama a la tranquilidad y a la reflexión, define esta habilidad como la capacidad de darnos cuenta de que si fuéramos capaces de ponernos en la piel del otro, en muchas ocasiones nos sentiríamos igual.

3. Ser asertivo…

que se basa en saber llamar a las cosas por su nombre, sin dar más vueltas de las necesarias, es decir, en expresar nuestros sentimientos y las opiniones tales y como las pensamos, evidentemente respetando las formas, momentos, etc. En muchas ocasiones no somos capaces de decir “no”, le damos un valor demasiado importante y negativo a esta palabra, y en muchas ocasiones acabamos haciendo lo que los otros quieren por no ser capaces de dar una negación. Nas, el personaje de Portero  que nos ayuda a lo largo de todo el libro a saber cómo actuar de una forma más satisfactoria, tiene una enseñanza para este punto y es la siguiente: duro en el contenido, suave en las formas”.

Y hasta aquí, los facilitadores de la comunicación según Pere Portero, y mañana seguimos con los dificultadores, que aunque sean la parte negativa de la habilidad, también hay que conocerla para poder evitarlos y saber cómo hacerlo.

think

Espero que os guste esta entrada y mañana seguimos con los dificultadores.

Que tengáis un día genial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s